Monómeros hizo un homenaje al campo colombiano en la Batalla de Flores

Una de las compañías que se ha caracterizado por mantener un estrecho vínculo con el Carnaval de Barranquilla es Monómeros y este año su estrategia no solo estuvo enfocada en los eventos culturales y artísticos que hacen parte de la fiesta, sino también en apoyar a los hacedores y maestros artesanos de este territorio.

“Son ellos quienes tienen la responsabilidad de transmitir con su trabajo la cultura de la ciudad y fueron quienes sintieron un gran impacto durante la pandemia”, dijo Guillermo Rodríguez, gerente general de Monómeros.

Agregó que una manera de impulsar la reactivación económica es a través del apoyo a la labor de los artistas locales que se dedican a estas labores.

La compañía participó en desfile de la Batalla de Flores con la carroza Palangana de Alegría cuyo diseño es un homenaje a la riqueza del suelo colombiano, al trabajo de los campesinos, a los frutos de la región Caribe y a la cultura afrocolombiana.

“Nuestra identidad la enlazamos con nuestra razón de ser empresarial y de esta unión nace esta obra maestra que nos representa 100 %.   Palangana es un homenaje a los frutos que se cosechan en nuestro país, a las manos que lo hacen posible y a sus etnias; y la alegría es la mejor evocación de lo que nos inspira nuestro trabajo, nuestra gente y nuestro vínculo con el carnaval”, dijo el empresario quien vive por primera vez la experiencia del Carnaval de Barranquilla.

“De esta manera tan significativa celebramos y apoyamos nuestra tradición y le decimos a Barranquilla y a Colombia que cuentan con nosotros para seguir alimentando los sueños de todos los colombianos”, agregó.

La estructura fue diseñada por el artista Antonio de Alba y elaborada por el artesano Jassir Daza, quien materializó esta obra de más de 6 metros de altura, 10 metros de largo y 3 de ancho.

“Le doy gracias a Monómeros por darnos la oportunidad de trabajar en esta carroza, en mis más de 15 años de experiencia esta ha sido de gran importancia para mí porque he podido materializar toda la creatividad y alegría que llevo en el alma”, afirmó el escultor Jassir Daza.

Giselle Lacouture, Reina del Carnaval de Barranquilla 2010 fue la protagonista de la carroza, donde derrochó todo el talento, carisma y simpatía que la caracteriza como buena currambera. Además, lució un ajuar homenaje a los campesinos y sus cosechas.

Para la construcción de la carroza se generaron 10 empleos directos temporales y más de 20 indirectos temporales.

Tomado de: EL HERALDO