Los efectos en el comercio exterior de la escasez de contenedores

El impacto en Barranquilla de la escasez de contenedores que se presenta a nivel mundial ha sido leve desde el punto de vista del movimiento de carga aseguró el director de la Asociación de Puertos del Atlántico (Asoportuaria), Lucas Ariza.

Sin embargo, aclaró que este fenómeno mundial que afecta al comercio internacional sí ha generado aumentos en los costos. “Los importadores han tenido que pagar siete u ocho veces más de lo que pagaban hace un año y no hay claridad hasta cuando van a presentarse estos incrementos”, señaló Ariza.

Explicó que el Puerto de Barranquilla no mueve grandes cantidades de contenedores y que los que recibe procedentes de Asia llegan después de realizar transbordo en alguno de los hubs de la región.
En materia de exportación, la mayor parte de la carga que sale en contenedores desde Barranquilla va hacia Estados Unidos. “Estos volúmenes no se han visto afectados, pero los precios sí son superiores”, agregó.

En 2018 la carga contenerizada movilizada por el puerto local  fue de 890 mil toneladas; en 2019 fue de 985 mil y en 2020 de 767 mil. En lo que va de este año está en 900 mil toneladas.

Ariza dijo que las dificultades con el calado en el canal de acceso son otras de las razones por las que el movimiento de carga no ha tenido la recuperación esperada.

Por su parte el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina, explicó que los fletes promedio de los contenedores de 40 pies desde China a Europa del Norte y al Mediterráneo pasaron, en su orden, de USD2.206 y USD2.400 en noviembre a USD14.356 y USD13.646 al 23 de septiembre de este año.

Indicó que de forma paralela, los envíos de China con destino a Norteamérica vienen en aumento desde mediados del año pasado, al punto que están en USD12.424 en la Costa Oeste y en USD15.849 en la Costa Este.

Así mismo, se prevé que entre el 35% y el 45% de las reservas de mercancías en todo el mundo y en los diferentes puertos se rechacen por falta de contenedores para transportar, generando retrasos en el envío de mercancías y dificultades para contar con nuevos espacios en buques generando una reducción de la fiabilidad del servicio.

Como resultado del aumento de la demanda de servicios de transporte marítimo provenientes de China hacia Europa y Estados Unidos, en Colombia también se viene presentando escasez de contenedores, incumplimiento de itinerarios por parte de las líneas y falta de espacios en los buques para la exportación.