La producción de la industria creció 15,1% en enero impulsada por sector de bebidas

El director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, Juan Daniel Oviedo, reveló que durante enero de 2022 el crecimiento de la producción real manufacturera fue de dos dígitos, es decir de 15,1% frente al mismo período en 2021. Mientras tanto, el crecimiento del personal ocupado fue de casi la tercera parte, es decir, de 4,8%.

Aunque Oviedo dijo que estos resultados se explican en los aportes de la eficiencia con la que se combinan los servicios de trabajo y de capital al momento de generar valor agregado en el sector; Camilo Pérez, gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá precisó que el resultado era casi predecible teniendo en cuenta la dinámica de reapertura en el país y el efecto base estadístico. “Justo hace un año estábamos viviendo un cierre por una ola de contagio, en donde se dio un debilitamiento de la industria manufacturera que hoy son el reflejo de unas cifras bastantes positivas”.

Sin embargo, el Dane anotó que la dinámica de la producción manufacturera en términos reales fue similar en la variación anual entre 2022 y 2020, siendo enero de este primer año 13,3% superior al obtenido antes de la pandemia. A este hecho, Pérez agregó que es común puesto que la pandemia golpeó contudentemente la actividad lo que hizo que los términos comparativos se inflaran al alza, tal como se ve al día de hoy.
Aún así, el crecimiento de la industria manufacturera también es evidente en índices bienales. Pues la cifra de enero de 2022, comparada con el promedio de 2018 continúa mostrando un importante avance de 8,5%.

Carolina Monzón, analista económica de Itaú, se refirió a la variación mensual de 0,7% que obtuvo la industria entre diciembre de 2021 y enero de 2022 asegurando que “el alza en este primer mes del año ratifica el crecimiento de la economía, motivada por una mayor normalización de las diferentes actividades económicas a nivel nacional e internacional y al avance de la vacunación”.

Según el Dane, los dominios manufactureros que más jalonaron este crecimiento anual fueron la elaboración de bebidas, seguido de la fabricación de productos farmacéuticos, así como de la fabricación de papel y cartón. Su contribución sería en total de 4,6 puntos porcentuales , es decir, casi un tercio de la producción real. En caso contrario, la mayor contracción estuvo liderada por la actividad de trilla de café con -20,6% y la coquización y refinación con -1,8%. No obstante, en el caso del café, a pesar de registrar variaciones anuales negativas, evidenció un resultado intermensual positivo de aproximadamente 7%.

Para explicar el crecimiento del 4,8 del personal ocupado entre enero de 2021 y enero de 2022, Oviedo dijo que la actividad siguió la tendencia habitual siendo la confección de prendas de vestir y la fabricación de productos elaborados de metal cerca de una cuarta parte del total de la población que labora en este sector.

De estos resultados por área funcional, el director del Dane anotó que un tercio corresponde a población permanente y el restante a personal transitorio, lo que en cierta medida es una señal frente a la incertidumbre que experimenta el país a nivel macroeconómico.

“A título de ilustración y de forma bienal, el crecimiento del personal ocupado fue de sólo 0,4% contraído, principalmente, por la confección de prendas de vestir (-2,9), la elaboración de productos de panadería (-7,0) y la fabricación de piezas, partes y autopartes (-8,7%)”, agregó.

Desde la perspectiva territorial, los tres dominios manufactureros más importantes del país son Antioquía (16,4%), Bogotá (22,8%) y Cundinamarca (16,3%) cuya contribución total se ve en un poco más de 8% frente al 15,1%. Seguido, estaría el departamento del Valle del Cauca y el Atlántico. La desagregación por ciudades capitales indica que una quinta parte del total (15,1%) lo aporta Bogotá con 3 pp, Medellín con 1,2 pp y Barranquilla con 1,0 pp del crecimiento real.

Tomado de: LA REPÚBLICA